Comparación de dos sistemas educacionales

Esta entrada se centra en dos de los sistemas educativos que he podido estudiar y que me resultan de lo más interesantes debido a que obtienen puntuaciones altas en los informes PISA, a pesar de que son totalmente contrarios.

Empezaré por el sistema educativo de Corea del Norte, un sistema socialista con un solo objetivo: conservar su sistema político, económico y social. Esto se consigue mediante una educación dirigida por un adoctrinamiento igual para todos, donde los maestros repiten una y otra vez lo mismo y los alumnos se limitan a memorizar.

También controlan todo tipo de influencias que puedan recibir, tanto dentro como fuera de la escuela, evitando que tengan pensamientos individualistas y fomentando la competencia entre ellos para que, en un futuro, puedan alcanzar el trabajo que sus familias han determinado.

Para conseguir estos resultados, viven como en una “burbuja”, tienen acceso a todo tipo de nuevas tecnologías pero están restringidas por el líder supremo del país, por lo que son completos desconocidos del mundo exterior, únicamente conocen aquello que es de interés para su país.

Y yo me pregunto… Es un sistema educativo efectivo porque los resultados son altos comparados con otros países pero, ¿qué es más importante: ofrecer una educación de calidad o de equidad? ¿Y si combinamos las dos?
Por este motivo, el otro sistema educativo escogido es el de Finlandia. Un sistema educativo igualitario y de equidad pero también de calidad. En él se trabaja pensando en el alumno y en su desarrollo integral, potenciando sus capacidades, competencias y habilidades, para conseguir un aprendizaje más efectivo e interiorizado, no solo memorial.

En las escuelas de Finlandia se fomenta la cooperación entre compañeros y el maestro es el guía de aprendizaje de sus alumnos. Dentro del aula se trabaja por proyectos, donde los alumnos son los encargados de buscar información, investigar, pensar, contrastar diferentes opiniones con sus compañeros, tener iniciativa y creatividad y, a la vez, aprender del error sobre el tema que se está trabajando. De esta manera, se forman alumnos autónomos y con libertad de expresión.

Para aquellos alumnos que tienen alguna necesidad educativa especial o dificultad son apoyados por programas individualizados y reciben la ayuda de sus compañeros para alcanzar los objetivos mediante el trabajo en grupo.

Después de este pequeño resumen sobre los dos sistemas educativos, considero que hoy en día es de vital importancia formar a las nuevas generaciones basándonos en la autonomía y la cooperación, dejando atrás los viejos sistemas educativos donde el maestro expone la teoría y el alumno la memoriza.

Ofreciendo un sistema educativo como en Finlandia se puede dar igualdad de oportunidad a todos los alumnos y construir una sociedad más unida, dejando a un lado la competitividad y fomentando la cooperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *