TICS para educar

Otro sitio más de Blogs de Noticias de uso didáctico

Sobre los tests de Coeficiente Intelectual

Los test de coeficiente intelectual, como todos sabemos, son test estandarizados diseñados para medir la inteligencia de las personas. ¿Pero qué sabemos sobre estos test?
Paul Broca (1824-1880) y Sir Francis Galton (1822-1911) fueron los primeros científicos que pensaron en medir la inteligencia de las personas. Creían que podrían determinar la inteligencia midiendo el tamaño del cráneo de los humanos. Su teoría era que cuanto más grande fuera el cráneo, más lista sería la persona en cuestión.

Pero el desarrollo de las principales pruebas de evaluación de la inteligencia partió de la necesidad de dar respuesta a ciertas demandas sociales, en 1905, los psicólogos Alfred Binet y Théodore Simon publicaron el primer test de inteligencia moderno. En él se desarrollaban una serie de pruebas para identificar qué niños de las escuelas de París necesitarían una educación especial debido a su menor coeficiente intelectual.

Poco después el psicólogo alemán William Stern, en el año 1912, propuso un método para puntuar los resultados de los primeros test de inteligencia a niños, desarrollados por Alfred Binet y Théodore Simon. Es este método, se dividía la edad mental entre la edad cronológica y se multiplicaba el resultado por 100, dando como resultado el CI.

Con el tiempo se han ido reajustando los test y mejorando su efectividad para ser utilizado en diversas áreas como por ejemplo la selección de personal, la selección de una profesión o con fines clínicos.

Estos test pueden ser realmente útiles si son buenos y si se realizan correctamente tienen una capacidad predictiva, ya que el CI está relacionado con los futuros logros profesionales, académicos, etc. Por norma general, las personas que poseen un mayor CI presentarán un mejor desempeño académico, profesional, etc., y podrán hacer mejores elecciones en relación a su futuro.

Hay diferentes tipos de test de CI, actualmente los más frecuentes son:
• La Escala de Inteligencia Adulta de Wechsler (WAIS, Wechsler Adult Intelligence Scale).
• Matrices Progresivas de Raven.

Estos test se componen de diferentes preguntas; cada una de ellas mide un componente en concreto de la inteligencia: inteligencia verbal (capacidad para comprender, utilizar y aprender la lengua), inteligencia numérica (capacidad de calcular), inteligencia espacial (capacidad para resolver problemas complejos) y la inteligencia lógica (capacidad de razonar).

Aunque se considera que los test de CI son los mejores indicadores del éxito, hay otros factores que lo promueven como por ejemplo la personalidad. Algunos psicólogos afirman que un CI demasiado alto puede ser contraproducente, ya que las personas que lo tienen suelen sentirse con frecuencia incomprendidos y tienden a ver a los demás como lentos o inferiores. De manera que no siempre el éxito viene predecido por un alto CI, sino por unas buenas características personales y una buena agilidad mental y eso siempre podemos mejorarlo.

En los programas de educación, los test de CI y de evaluación de conocimientos son aplicados de manera rutinaria para asesorar el proceso de toma de decisiones de los individuos y para mejorar la educación y organizar planes de estudio. En las escuelas de educación primaria se utilizan los test audiovisuales para comprobar la capacidad de los alumnos para aprender a leer y escribir. A través de ellos se pueden detectar algunos problemas de vista, oído y del desarrollo del niño en general que podrían hacer recomendable para al niño algún tipo de educación especial. Si durante el desarrollo del niño aparecen signos de incapacidad para el aprendizaje o algún desorden en el comportamiento, los test pueden ayudarnos a aclarar si se trata de un problema neuronal o, por el contrario, emocional.

En el caso de la enseñanza secundaria, muchos centros aplican los test de intereses u aptitudes para poder orientar a los alumnos en un ámbito más profesional.

Pero, ¿están realmente aceptados estos test en las escuelas? Normalmente, los padres no son muy abiertos a que a sus hijos les apliquen test de CI porque no creen que su hijo tenga algún problema intelectual, pero no debemos olvidar que estos test no suelen realizarse de una manera sistemática sino, que se llevan a cabo cuando el tutor detecta algún desajuste en el proceso de aprendizaje del menor, sea del tipo que sea. Hay padres que afirman que jamás han oído hablar de tales pruebas en el centro de su hijo, otros que desconocían que se realizaran en centros públicos…y es que todo irá en relación al centro y a como éste funcione. La cuestión es que estos test, realizados siempre por profesionales, nos ayudan a conocer si los niños y adolescentes necesitan algún tipo de ayuda más concreta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *