Uso de las TICs en el aula

Otro sitio más de Blogs de Noticias de uso didáctico

Mapas conceptuales en el aula

A continuación tenéis un artículo de Comunicación y Pedagogía en el que se realiza una propuesta que describe diferentes herramientas, estrategias y actividades para el uso educativo de los mapas conceptuales en aulas de educación infantil, primaria y secundaria.

Los mapas conceptuales en el aula

 Raúl Tárraga Mínguez. Correo electrónico: raul.tarragaATuv.es

1. Introducción.

Los mapas conceptuales son representaciones gráficas de información organizada en conceptos, palabras enlace, y flechas que establecen relaciones entre estos elementos.

Algunas de las características de los mapas conceptales según Joseph Novak, el creador de los mapas conceptuales en la década de los 60 del S.XX, son (Novak y Cañas, 2006):

  • La organización jerárquica de los conceptos, de manera que su propia ubicación espacial es una cuestión clave en el sentido del mapa conceptual.

  • La existencia de enlaces cruzados, que muestran relaciones complejas en las que un mismo concepto se relaciona de manera lógica con dos o más conceptos, mostrando múltiples vinculaciones entre los diferentes elementos del mapa.

  • La intención de responder a una pregunta de enfoque, o a un objetivo concreto planteado que da significado al mapa conceptual. Esta pregunta de enfoque y/o objetivos no están incluidos propiamente en el mapa conceptual, pero son elementos importantes del mapa que orientan su funcionamiento.

Estos elementos hacen de los mapas conceptuales una interesante herramienta para orientar el aprendizaje significativo, ya que son un medio en el que permiten añadir, manipular y organizar información de una manera muy visual, lo que facilita su comprensión por parte de los estudiantes, y permite construir el conocimiento relacionando los contenidos que ya conocen con los nuevos aprendizajes.

En el presente artículo se proponen diferentes herramientas, estrategias y actividades en las que los mapas conceptuales pueden ser empleados en aulas de educación infantil, primaria y secundaria como medios y actividades orientadas al aprendizaje significativo.

2. Herramientas TIC para el diseño de mapas conceptuales.

La elaboración de los mapas conceptuales con lápiz y papel presenta la ventaja de que pueden diseñarse de manera rápida, y sin necesidad de disponer de mayores herramientas que las imprescindibles para la escritura.

Sin embargo, el formato de “lápiz y papel” limita la posibilidad de modificar la ubicación y relaciones de los conceptos. Estos cambios y tentativas exploratorias en la colocación de los conceptos son fruto de la inexperiencia propia de las primeras aproximaciones con mapas conceptuales, por lo que es interesante contemplar la posibilidad de utilizar alguna herramienta informática que facilite la confección de los mapas.

Actualmente existe un interesante repertorio de software (que además en muchos casos es software libre) que permite diseñar mapas conceptuales de una manera accesible a nuestros estudiantes. A continuación se describen brevemete dos de los más habituales. Para una revisión más exhaustiva de nueve programas informáticos diferentes, puede consultarse el trabajo realizado por Rovira y Mesa, (2006).

2.1. Cmap Tools.

Cmap Tools es probablemente uno de los programas informáticos más conocidos para la creación de mapas conceptuales en soporte informático. Se trata de un software gratuito desarrollado por el Institute of Human Machine and Cognition (IHMC) de Florida, que puede descargarse gratuitamente desde su web: http://cmap.ihmc.us/

Su uso es muy sencillo. Al hacer doble clic sobre cualquier lugar del mapa aparece un nuevo concepto en el que escribiremos el texto correspondiente. A continuación, al seleccionar el concepto, aparace sobre la caja que lo contiene una doble flecha. Clicando sobre esa flecha, y arrastrando el cursor conseguimos crear una línea al final de la cual aparece un nuevo concepto, y entre ambos conceptos se sitúa una palabra enlace. Finalmente, para modificar la ubicación de un concepto simplemente hay que seleccionarlo con el cursor, y arrastrarlo por el mapa hasta conseguir la ubicación deseada.

2.2. Freemind.

Freemind es otro software habitual para el diseño de mapas conceptuales. Viene además incluido en algunos sistemas operativos libres diseñados para educación, como Lliurex (el sistema operativo libre utilizado en los centros educativos de la Comunidad Valenciana) o Guadalinex (su análogo en los centros educativos de Andalucía), y puede descargarse gratuitamente desde la página del programa: http://freemind.sourceforge.net/wiki/index.php/Main_Page

Freemind tiene un funcionamiento muy similar al de Cmap Tools, con la salvedad de que en este caso al situar los conceptos por el mapa el programa propone ubicaciones algo más rígidas, uitilizando las “llaves” de los esquemas tradicionales. Esta característica puede facilitar la elaboración de los mapas conceptuales en los estudiantes más pequeños, o en los que poseen una menor experiencia en la elaboración de mapas conceptuales, ya que el propio programa propone una ubicación para los conceptos. Sin embargo, en estudiantes con una mayor experiencia con mapas conceptuales, esta pequeña constricción puede suponeruna limitación.

A continuación se muestran dos imágenes que reflejan diferencias evidentes de formato entre dos mapas conceptuales hechos respectivamente con Cmap Tools y Freemind.

Mapa conceptual elaborado con Cmap Tools

Mapa conceptual elaborado con Cmap Tools. Fuente: Novak y Cañas, (2006).

Mapa conceptual elaborado con Freemind.

Mapa conceptual elaborado con Freemind. Fuente: Página web del Observatorio Tecnológico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España.

3. Estrategias para trabajar mapas conceptuales en educación infantil y primaria.

A continuación se proponen 3 sencillas estrategias para utilizar los mapas conceptuales en educación infantil y primaria.

3.1. Uso de los mapas conceptuales como soporte para contenidos.

La primera estrategia propuesta consiste en utilizar los mapas conceptuales como soporte para la presentación de información a los estudiantes, presentando los mapas conceptuales a los estudiantes bien a través de mapas impresos en papel, bien a través de mapas expuestos mediante un proyector.

El empleo de los mapas como herramienta de estudio y medio para el aprendizaje es el primer estadio desde el que partir en el uso de los mapas conceptuales en el aula. De esta manera, los estudiantes se familiarizan con el diseño de mapas conceptuales elaborados por expertos, aprenden a “leer” mapas conceptuales bien elaborados, con una estructura jerárquica clara y relaciones coherentes entre los conceptos, y se introducen en un código de representación de la información complejo.

Se trata, por tanto, de utilizar los mapas conceptuales como canal de transmisión de los contenidos que se están trabajando en el aula, y de acompañar este canal con las explicaciones propias de una clase, consiguiendo así iniciar a nuestros estudiantes en la lectura de un código que puede potenciar el aprendizaje significativo.

3.2. Construcción de mapas conceptuales juntamente con los alumnos.

La segunda estrategia propuesta es la construcción en clase de los mapas conceptuales, junto con nuestros estudiantes, a medida que se avanza en la exposición de contenidos. De este modo, la sesión y la explicación de contenidos se inicia con un mapa conceptual vacío o cuya construcción se está iniciando, y se va completando poco a poco en presencia de los estudiantes, verbalizando y haciendo explícitas las decisiones que se toman en el proceso de elaboración de un mapa, de manera que se modela a nuestros estudiantes cómo es el proceso experto de elaboración de un mapa conceptual.
A medida que la experiencia de nuestros estudiantes con mapas conceptuales va avanzando, podemos ir dándoles un protagonismo mayor en la elaboración en clase de los propios mapas, siguiendo una secuencia habitual en educación que propone 3 fases:

Modelado: el docente realiza él solo el mapa conceptual y ejerce de modelo de ejecución correcta para el estudiante.

Práctica guiada: el alumno realiza el mapa conceptual, pero con un alto grado de ayuda por parte del docente.

Práctica independiente: cuando el alumno ha adquirido suficiente experiencia realiza el mapa conceptual con supervisión, pero poca intervención, por parte del docente.

3.3. Propuesta de mapas conceptuales como prueba de evaluación.

Finalmente, se propone utilizar los mapas conceptuales como medio para evaluar la adquisición de conocimientos por parte de nuestros estudiantes.

La elaboración de mapas conceptuales a partir de textos trabajados en el aula, o a partir de los contenidos expuestos en clase, reflejados o no de forma escrita es un modo muy interesante de averiguar hasta qué punto los estudiantes han interiorizado los contenidos trabajados, y de qué manera han puesto en relación los conceptos trabajados entre sí, y con sus conocimientos previos.

La evaluación de estos mapas conceptuales se basará en tres claves fundamentales:

a) La presencia en el mapa de los conceptos relevantes del contenido. Este elemento es un requisito imprescindible para considerar que un mapa puede llegar a ser correcto, y demuestra si los estudiantes saben seleccionar las claves del contenido que han trabajado.

b) La organización jerárquica de los conceptos. En segundo lugar, una manera de identificar buenos mapas conceptuales, es la correcta organización de los conceptos seleccionados, de manera que los lugares superiores o centrales del mapa sean ocupados por los contenidos más nucleares, y los lugares más periféricos del mapa sean ocupados por los conceptos accesorios del contenido.

c) Finalmente, una clave para identificar mapas conceptuales bien elaborados es la presencia de relaciones entre los conceptos adecuadas, y especialmente la existencia de relaciones cruzadas entre conceptos que pueden estar relacionados bien de manera directa o indirecta.

4. Actividades para el trabajo con mapas conceptuales.

En cuanto al tipo de actividades realizar con mapas conceptuales, dependerán de la etapa educativa a la que nos estemos dirigiendo. A continuación se proponen diferentes actividades para educación infantil, para educación primaria, y finalmente para educación secundaria.

4.1. Actividades con mapas conceptuales para educación infantil.

Una de las características de la educación infantil es el trabajo a partir de la experiencia. Por ello, una buena forma de trabajar los mapas conceptuales en educación infantil es utilizar elementos concretos, manipulables y familiares para los estudiantes.

Por ejemplo, es posible experimentar en educación infantil construyendo mapas conceptuales de alimentos utilizando físicamente los propios alimentos. De esta manera podrían ubicarse sobre una mesa de suficientes dimensiones los alimentos, y organizarlos en función de su procedencia (animal o vegetal), en función de sus sabores, en función de sus colores, etc., o del criterio que resulte adecuado de acuerdo a los contenidos trabajados en el aula.

Después de elaborar estos mapas conceptuales con elementos manipulativos, es posible pasar a elaborarlos mediante símbolos o imágenes (Mérida, 2002), de manera que se realiza una transición desde elementos concretos a elementos semi-concretos insertos en los mapas conceptuales, y finalmente, en etapas educativas superiores, se pasará a incluir en los mapas elementos abstractos.

Una opción para diseñar mapas conceptuales con estos símbolos, o elementos semi-concretos (que no son el objeto físico en sí, sino una representación pictográfica), es contruir mapas conceptuales con alguno de los soportes informáticos comentados anteriormente, a partir de imágenes, o incluso de sonidos. Una posibilidad interesante para ello sería el uso de pizarras digitales interactivas, ya que la posibilidad de tocar y “arrastrar” imágenes sobre una pizarra utilizando las propias manos es mucho más intuitivo para los estudiantes que el uso del ratón (Gallego, Cacheiro y Dulac, 2009).

A continuación se muestra un mapa conceptual elaborado con imágenes en Cmap Tools a modo de ejemplo.

Mapa conceptual confeccionado a partir de pictogramas

Mapa conceptual confeccionado a partir de pictogramas

 4.2. Actividades con mapas conceptuales en educación primaria.

En educación primaria los mapas conceptuales con contenido textual son una herramienta que abre gran cantidad de posibilidades para el trabajo de contenidos conceptuales.

Algunas posibles actividades son:

  • Elaborar mapas conceptuales a partir de listados de conceptos dados. De esta manera es posible evaluar si los estudiantes son capaces de establecer relaciones significativas y adecuadas entre los conceptos.

  • Identificar conceptos o relaciones “extraños” en un mapa conceptual. Al presentar a los estudiantes mapas conceptuales sobre un contenido en los que deliberadamente se han introducido elementos anómalos, como conceptos no relacionados con el tema, o relaciones “incorrectas” entre los conceptos, y pedir a los estudiantes que detecten estas incorrecciones, estamos valorando su capacidad para supervisar y “evaluar” mapas conceptuales, una cualidad metacognitiva necesaria para el aprendizaje significativo.

  • Finalmente, otra posibilidad es mostrar a los estudiantes varios mapas conceptuales sobre un mismo contenido, y solicitarles que elijan entre ellos cuál es el que representa mejor el contenido trabajado, y de esta manera valorar si son capaces de identificar qué relaciones son realmente las adecuadas entre los conceptos y justificarlo. Si logramos presentar mapas conceptuales diferenciados entre sí a un nivel comprensible para nuestros estudiantes, podemos sacar un interesante partido a esta actividad.

4.3. Actividades con mapas conceptuales en educación secundaria.

Finalmente, en educación secundaria los mapas conceptuales pueden ser una interesante herramienta de estudio, que va más allá de los aprendizajes memorísticos, y que puede ayudar a nuestros estudiantes a conseguir un aprendizaje realmente significativo.

En esta etapa, podemos solicitar a los estudiantes que elaboren sus propios mapas conceptuales a partir de uno o varios textos, sugiriendo que empleen sus propios mapas conceptuales como herramienta de estudio.

La posibilidad que ofrecen los programas propuestos anteriormente de almacenar en soporte informático los mapas conceptuales, de volver sobre ellos para realizar modificaciones cuando se abordan nuevos contenidos en el aula, de combinar mapas de diferentes temáticas, o de exportar a formatos como imagen, página web, documento pdf, etc., son opciones que convierten a los mapas conceptuales en herramientas de estudio muy interesantes que pueden resultar muy útiles para nuestros estudiantes.

5. Conclusiones.

A continuación se exponen algunas conclusiones sobre el uso de los mapas conceptuales en el aula:

  • En primer lugar, los mapas conceptuales son una herramienta interesante para cualquier nivel educativo. Las diferentes actividades que se pueden diseñar alrededor de los mapas, los diferentes niveles de dificultad que pueden adaptarse, y la diversidad de los formatos que pueden utilizarse (materiales manipulativos, imágenes, textos, soporte digital, etc.) permite adaptar el uso de los mapas conceptuales a cualquier etapa educativa.

  • Los mapas conceptuales son una herramienta que puede favorecer el aprendizaje significativo. La posibilidad de organizar la información de un modo visual, de ir añadiendo contenidos sobre una misma base, de establecer y discutir relaciones entre ellos, y de relacionar los nuevos conceptos con conocimientos previos convierten a esta herramienta en un medio interesante para lograr que el aprendizaje de nuestros estudiantes sea realmente significativo y de calidad.

  • Finalmente, cabe destacar que en la actualidad disponemos de numerosas opciones de programas informáticos de carácter libre que pueden convertirse en herramientas de trabajo de uso educativo, y que nos ayudan a elaborar materiales curriculares de calidad que pueden almacenarse, modificarse, reutilizarse, publicarse en Internet, etc. gracias a las posibilidades que ofrecen los diferentes productos de software que tenemos a nuestro alcance.

Bibliografía:

Gallego, D., Cacheiro, M.L., Dulac, J. (2009). La pizarra digital interactiva como recurso docente. Revista Electrónica Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, 10, 127-145. Documento electrónico consultado el: 28/03/2012 en: http://campus.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_10_02/n10_02_gallego_cacheiro_dulac.pdf

Mérida, . (2002). Una nueva forma de trabajar en educación infantil: los mapas preconceptuales. Cultura y Educación, 14, 99-123.

Novak, J.D., Cañas, A.J. (2006). La teoría subyacente a los mapas conceptuales y cómo construirlos. Informe Técnico IHMC CmapTools 2006-01, Florida Institute for Human and Machine Cognition (IHMC). Documento electrónico consultado el 12/04/2012 en: http://cmap.ihmc.us/Publications/ResearchPapers/TeoriaCmaps/TeoriaSubyacenteMapasConceptuales.html

Rovira, C., Mesa, B. (2006). Análisis comparativo de editores de mapas conceptuales de uso libre. Textos Universitaris de Biblioteconomia i Documentació, 16. Documento electrónico consultado el 9/04/2012 en: http://www.ub.edu/bid/pdf/16rovir2.pdf

Tags:

12 Comentarios en “Mapas conceptuales en el aula”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Categorías

Archivos