Propuestas interactivas para el Día del Libro

La celebración del Día del libro en España comenzó a celebrarse el 23 de abril en 1926. La celebración se hizo mundial a partir de 1995 cuando la UNESCO adoptó la misma fecha para el Día Internacional del Libro. Para participar de este día, ofrecemos distintas TIC que permiten organizar propuestas de actividades interactivas siguiendo las pautas propuestas por la UNESCO, además de permitir al alumnado elaborar sus propias creaciones literarias con editores de textos online.

FUENTE: El Ministerio de Cultura en el Día del Libro con teatro,música y bookcrossing (lavanguardia.com)

ORIENTACIÓN PEDAGÓGICA:

Tras leer detenidamente la noticia de referencia, se puede comentar en clase en qué consiste la celebración del Día Internacional del Libro, para ello, podemos estimular la participación del alumnado anotando entre todos en la pizarra algunos de los actos previstos y que se han citado en el texto de la noticia, además de otras actividades que se organicen tanto en el centro escolar como en su localidad. Además, se puede repasar brevemente la historia de esta fiesta, que se celebra el 23 de abril por coincidir el fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616, aunque realmente no fuese en el mismo día, debido a que la fecha de Shakespeare corresponde al calendario juliano, que correspondería con el 3 de mayo del calendario gregoriano y que Cervantes falleció el 22, siendo enterrado el 23. En clase se pueden analizar tanto la biografía como las principales obras de tan ilustres escritores, creando para ello una serie de murales para exponer en el aula.

La fiesta del Día Internacional del Libro tiene su origen en la Diada de Sant Jordi celebrada en Cataluña, donde ha sido tradicional desde la época medieval para los hombres dar rosas a sus amantes, y desde 1925 para las mujeres regalar un libro a cambio. Los estudiantes podrían investigar en Internet la leyenda de San Jorge y plasmarla en un cuento breve, un cómic o un mural. También pueden informarse, a través de los medios de comunicación, cómo transcurre la jornada y qué actos y campañas tienen lugar aprovechando esta fecha, como por ejemplo iniciativas solidarias para que ningún niño se quede sin su libro, campañas de bookcrossing, la tradicional lectura de ‘El Quijote’ en el Círculo de Bellas Artes o La Noche de los Libros de Madrid.

El Día Internacional del Libro es una celebración que busca fundamentalmente fomentar la lectura. Según se puede leer en la web oficial de la UNESCO sobre esta celebración, este día brinda la oportunidad de reflexionar juntos sobre la mejor manera de difundir la cultura escrita y de permitir que todas las personas accedan a ella, mediante el aprendizaje de la lectura y el apoyo al oficio de la edición, las librerías, las bibliotecas y las escuelas. Los libros son nuestros aliados para difundir la educación, la ciencia, la cultura y la información en todo el mundo. Tras mencionar estas metas al alumnado, se puede reflexionar sobre acciones que se puedan realizar para conseguir estos objetivos tanto en el contexto más próximo (nuestra localidad, barrio o centro educativo) como en lugares donde este acceso a la cultura escrita tenga más dificultades. Por otro lado, también pueden organizar una fiesta del libro en su propio centro educativo. Para ello pueden organizarse en pequeños grupos de trabajo y pensar alguna actividad que les gustaría realizar en este día, pensar qué recursos necesitarían y presentarla en gran grupo. Entre todos, deberán decidir qué actividades pueden realizar y cómo llevarlas a cabo.

PROPUESTA TIC:

La UNESCO ha previsto para el Día Internacional del Libro distintas formas de participar en la celebración que pueden ser consultaras en su web oficial. A continuación, ofrecemos algunas de estas actividades, vinculándolas con distintas herramientas TIC que nos permitirán llevarlas a cabo.

Para comenzar, si con tus alumnos vais a celebrar el Día del Libro mediante algún acto especial, podéis registrarlo en el ‘Mapa interactivo de la UNESCO’. Además, la UNESCO utilizará ‘Twitter’ https://twitter.com/, la famosa red social basada en el microblogging, para compartir las citas de nuestros autores favoritos, usando el hashtag #DíadelLibro, y siguiendo la celebración especial en @UNESCO_es. Para ello, el alumnado debe conocer algunas de las características de esta herramienta (basada en la comunicación a través de mensajes cortos de 140 caracteres) y crearse su propia cuenta gratuita para seguir las publicaciones relacionadas con el tema.

Otra propuesta se centra en descargarse desde internet de forma gratuita libros publicados hace más de 100 años. Para ello proponemos la consulta a distintas bibliotecas digitales como por ejemplo: la ‘Biblioteca Digital Mundial’, una biblioteca digital internacional creada por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y la UNESCO en 2009, con la ayuda de bibliotecas tan destacadas como la Biblioteca Alexandrina de Egipto, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y otras bibliotecas nacionales y algunas instituciones culturales y educativas de más de diez países; ‘HpBookPrep’ es un proyecto en fase beta desarrollado por HP mediante el cual podemos acceder a obras que ya no se editan o están descatalogadas, buscar el libro que nos interesa introduciendo su título, autor o palabra clave, y posteriormente previsualizar y leer el libro online (de forma gratuita y sin registro), o bien imprimirlo mediante los servicios ofrecidos por Lightning Source (abonando unos 30 dólares por la impresión y envío de la obra); por último, ‘aNobii’ es una web que nos permite crear nuestra propia estantería de libros recomendados para la clase, incluyendo comentarios y opiniones de cada libro, tan sólo registrándonos en el servicio y diseñando nuestra estantería de lecturas de clase que podemos incluir en un blog de la escuela o del aula o compartirla gracias a sus funcionalidades de red social para lectores, recomendando los libros y compartiendo opiniones sobre ellos.

La UNESCO también nos propone dejar un libro en el banco de un parque, o en el asiento del metro, con una nota que diga “Feliz Día del Libro”. Esta actividad puede llevarse a cabo gracias a la iniciativa ‘BookCrossing’, que anima a la población a leer, registrar y liberar sus libros en lugares públicos para que otros puedan disfrutarlos.

Los alumnos pueden participar en ella accediendo a la web y etiquetando uno de sus libros. Para ello pueden imprimir en papel adhesivo la etiqueta que ‘BookCrossing’ les facilita, en las que deben incluir el código numérico que permite identificar el texto. A continuación se procede a compartirlo. La obra puede darse a un amigo o a un desconocido de la comunidad ‘BookCrossing’ que está buscando ese libro concreto o “liberarlo” en un lugar público para que otra persona lo recoja. También existen otras opciones que, una vez registrados, los estudiantes podrán descubrir como por ejemplo dejar el libro etiquetado en una Zona Oficial ‘BookCrossing’ (ZOBC) o crear su propia Lista de deseos (wishlist) para intentar conseguir aquellos libros que les gustaría leer. ‘BookCrossing’, además, permite que sus usuarios contacten para hablar sobre los libros que han leído y puedan encontrar nuevas lecturas.

Por último, introduciendo el código de identificación, se puede saber en qué lugar se encuentra el libro y quién lo tiene. Por ello, en el momento en que los alumnos “cacen” un libro ajeno, deberán notificarlo en la web, así como cuando decidan volver a “liberarlo”.

Además de las actividades propuestas desde la página de la UNESCO, el docente puede animar a su alumnado a crear sus propios textos digitales, incluso realizándolos de forma colaborativa. A continuación facilitamos algunos recursos útiles para todos los niveles educativos.

Con los más pequeños, podemos llevar a cabo la elaboración de un libro de cuentos mediante ‘Story Jumper’, un editor colaborativo en línea de libros infantiles y juveniles. Da la posibilidad de crear nuestro libro digital con tan sólo siete pasos, pudiéndose compartir el resultado final vía Internet.

Previamente a presentar la herramienta al alumnado, el profesor debería darse de alta en la web de ‘Story Jumper’ con dos objetivos básicos: aprender cómo funciona esta aplicación y poder subir fotografías e imágenes propias. A continuación se debe llevar a cabo una clase a modo de tutorial para dar las claves de uso de este programa gratuito. Una vez dominado el software, se puede dividir al alumnado en grupos para que creen una pieza; cada equipo puede pedir al profesor que suba a ‘Story Jumper’ material visual propio para personalizar más la actividad.

Para alumnos de edades comprendidas entre los 8 y 12 años también podemos utilizar ‘ZooBurst’, una sencilla herramienta para crear libros interactivos en 3D, en los que se pueden incluir vídeos, textos e imágenes. El docente puede proponer a sus alumnos que, individualmente, utilicen esta aplicación para crear su propio cuento ilustrado.

Para iniciar el trabajo es necesario registrarse. Una vez creada la cuenta y recibido el correo con la confirmación y la contraseña ya se puede acceder a la página. Para comenzar a crear el cuento hay que clicar en “New book”. Una vez se ha accedido al editor de ‘ZooBurst’ (en inglés, pero muy sencillo de utilizar) se proporcionan las herramientas necesarias para incluir el texto narrativo correspondiente a cada página del cuento, así como incorporar hipervínculos para mostrar los diálogos relacionados con los personajes. También se puede insertar las imágenes para los paisajes y los personajes, bien eligiéndolas de la galería que proporciona el sitio o subiéndolas desde el propio ordenador. Una vez terminado y guardado el cuento se puede visualizar, copiar la URL para enlazarlo en la web o blog del centro escolar o enviar su enlace por correo electrónico.

En cuanto a niveles superiores, existen muchas herramientas gratuitas de edición de textos online, algunas de ellas con la opción de realizar los escritos de forma colaborativa. Algunos ejemplos de este tipo de aplicaciones son ‘sync.in’, ‘ThumbScribes’ y ‘Gobby’.

sync.in’ es un sencillo editor de texto online gratuito que permite que varias personas trabajen a la vez en un mismo documento, observándose en tiempo real los cambios que se están realizando. Mediante un email o a través de las redes sociales como, por ejemplo, ‘Twitter’, ‘Facebook’ o ‘LinkedIn’,  el usuario puede invitar a otros compañeros a trabajar con él. Además, la aplicación tiene un servicio de chat para que quienes trabajen en equipo puedan estar en contacto durante todo el proceso.

Compartir los trabajos es muy fácil, ya que no requiere registro previo. Sólo hay que redactar un documento con la ayuda del editor o copiarlo desde donde se tenga guardado y pegarlo en ‘sync.in’. El texto inicial aparecerá de un color y, posteriormente, a cada usuario que aporte algo se le asignará un color diferente. Las distintas versiones del documento se pueden ir guardando a medida que se va trabajando, con el fin de que las modificaciones queden reflejadas en una línea del tiempo en la que se podrán visionar los cambios realizados sobre el texto inicial.

Otra herramienta similar es ‘ThumbScribes’. Es una plataforma para la creación de textos de forma colaborativa disponible tan sólo en inglés. Sin embargo, su sencillez y claridad en el diseño y en  las instrucciones de uso, la hacen muy asequible para alumnos de niveles medios y superiores. Los escritos elaborados con esta herramienta se pueden realizar mediante la colaboración a tiempo real o de forma asíncrona. Además, el acceso a la plataforma se puede llevar a cabo a través de distintos dispositivos: el ordenador, la tableta, el Smartphone o, incluso, mediante el envío de sms o a través de una cuenta en ‘Twitter’ o ‘Facebook’. Para comenzar, tan sólo es necesario crear nuestra propia cuenta en la aplicación. Uno de los requisitos de acceso es ser mayor de 13 años, dato que deberemos indicar en el mismo formulario de registro. Una vez cumplimentado este trámite podemos optar por comenzar a escribir nuestro propio texto (indicando si será de acceso público o privado, es decir, para un grupo de usuarios a los que personalmente invitaremos), o consultar escritos ya iniciados y de acceso público, para intentar seguir con la creación de otros usuarios. En cualquier caso, siempre deberemos seguir el género, punto de vista, tema y estilo seleccionados por el autor inicial.

Gobby’ es un programa libre online y multiplataforma que nos posibilita realizar documentos de texto de forma colaborativa. Este editor permite que varias personas trabajen a la vez en un mismo documento y desde cualquier lugar. Así, las modificaciones se pueden hacer de forma conjunta y visualizarse al mismo tiempo. Además, incluye un servicio de chat para que los usuarios estén siempre en contacto. Para utilizarlo, tenemos que abrir una sesión que queda protegida con un password. Entonces, invitamos al resto de colaboradores a que se unan. Cada usuario puede escoger un color, que lo identifica tanto en el documento compartido como en el chat. El documento final se puede guardar en formato txt.

Finalmente, si lo que deseamos es conocer algunas herramientas que nos permitan introducir en el aula actividades relacionadas con el fomento de la lectura, podemos consultar, en el Blog ‘Aires Contemporáneos’, el artículo  ‘Fomento de la lectura a través de las nuevas tecnologías’. Por otro lado, para acercar a los alumnos al ‘Quijote’, una de las obras literarias que más protagonismo cobra en es tas fechas, resulta de gran interés el artículo ‘Las aventuras de Don Quijote en el aula’, publicado en el blog ‘TicTacTuc’.

OTRAS FUENTES:

Especial Día del Libro (rtve.es)

Un Sant Jordi con más puestos y más poesía (elmundo.es)

Cultura se vuelca en Sant Jordi con 40 actividades (20minutos.es)

PARA SABER MÁS:

Día Internacional del Libro (UNESCO)

Port Harcourt Capital Mundial del Libro

Día del Libro

Bibliotecas digitales:

12345

Redes sociales sobre literatura:

12

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
Abrir la barra de herramientas