La colonización del espacio será posible en 2050

La tecnología profunda promete revolucionar la salud y la movilidad, entre otras cosas, y dar nueva vida a la exploración espacial. Una mirada a lo que nos espera en 2030 y más allá, con Christophe Tallec.

No hay necesidad de una bola de cristal para predecir el futuro, sólo observe a dónde va la tecnología profunda. Estas tecnologías disruptivas prometen revolucionar la salud y la movilidad, pero también infundir nueva vida a la exploración espacial.

En esta carrera por la innovación liderada por Estados Unidos y China, Francia ocupa el octavo lugar…. por el momento. Porque Bpifrance presentó a finales de enero un plan para hacer de Francia un campeón tecnológico en cinco años. Una mirada a lo que nos espera en el espacio en 2030 y más allá, con Christophe Tallec, Socio y Director General de Hello Tomorrow.

La tecnología profunda es ampliamente utilizada en los campos de la movilidad y el espacio. Anita Sengupta, COO Airspace Experience Technologies and Space Engineer (anteriormente NASA, Hyperloop One), profetiza que mañana la movilidad se pensará en 3D, incluyendo el espacio aéreo y los nuevos vehículos de vuelo urbano.

Christophe Tallec: Sí, porque en 2050 el 68% de la población mundial se concentrará en las ciudades, según las Naciones Unidas. Esta cifra se eleva al 75% para Europa. El desarrollo de esta movilidad tridimensional y de este espacio aéreo no utilizado es, por tanto, un verdadero reto.

Mañana se permitirá el uso de vehículos voladores, especialmente a través de los accesos de despegue y aterrizaje vertical (VTOL), con la promesa de reducir la congestión en las carreteras. Estos vehículos representan un verdadero mercado objetivo para operadores como Airbus, Uber y Volkswagen.

Por el momento, existen principalmente dos formatos de vehículos: un avión teledirigido con 4 hélices, desarrollado principalmente en Asia, o un tipo de avión con alas que giran 90° para despegar verticalmente. Lilium Jet, la ganadora de 2016, ha recaudado desde entonces 90 millones de euros para hacer frente a este mercado, que se estima entre 1 y 1,5 billones en 2040.

Estados Unidos ya está probando la entrega de órganos por avión teledirigido para acelerar el proceso. Google ha obtenido la autorización para operar en su proyecto de UAV, Safran también se está posicionando… Este ecosistema está en proceso de organizarse y sentar las bases para lo que será el espacio aéreo útil en las zonas urbanas en el futuro.

En términos de Nuevo Espacio, ¿qué innovaciones oiremos hablar en los próximos años?

C. T. : Durante los dos últimos años, hemos visto soluciones en lanzamientos, en propulsión, en servicios desarrollados en nuevas órbitas, como la órbita baja de la Tierra. Por ahora, las constelaciones de satélites y las nuevas formas de propulsión están en el centro de la innovación.

El ganador de la categoría Nuevo Espacio del Desafío Global Hello Tomorrow, un concurso para empresas de nueva creación de tecnología, Atomos nuclear y espacio, ofrece así una propulsión nuclear más sostenible. Existen otras soluciones que provienen de la Inteligencia Artificial y que pueden aportar rápidamente valor en términos de pilotaje, relanzamiento de lanzadores reutilizables, gestión de datos….

¿Cuánto tiempo podría tardar la verdadera democratización del sector espacial?

C. T. : Ha habido una primera ola de miniaturización de estas tecnologías y reducción de costos, particularmente a través de la impresión en 3D. El espacio es cada vez más asequible, los actores que históricamente no estaban en el espacio se están lanzando, especialmente en los Estados Unidos, donde hemos establecido una relación comercial real con estos nuevos actores. Como resultado, el programa Space X se desarrolló a lo largo de 10 años.

Europa todavía necesita estructurar su nuevo mercado espacial y trabajar más con sus empresas de nueva creación. Ha llegado el momento de reunir a los principales grupos históricos y a estos nuevos actores; ArianeGroup, que apoyamos, ha lanzado, por ejemplo, con el CNES una plataforma de innovación abierta para acelerar la colaboración e integrar aún más a las empresas de nueva creación en la cadena de valor.

Para Europa, el reto consiste también en adquirir competencias en materia de equipos reutilizables. Hemos visto con Space X que esto permite una reducción drástica de los costes. Creo que se convertirá rápidamente en un nuevo estándar en la industria.

¿Será el turismo espacial una realidad en 2030?

C. T. : Desde el comienzo de la historia del espacio, 536 personas han sido enviadas al espacio. Espero que en la próxima década esta cifra se multiplique por diez y que el turismo espacial sea el punto de encuentro entre las actividades de ocio, que financian las próximas tecnologías y el futuro de la exploración espacial, y las actividades de investigación.

Mañana, probablemente tendremos estaciones mixtas en su uso. Varios vehículos están en el centro de atención para este turismo espacial, hay una carrera entre los EE.UU., China y Europa para capturar este mercado, con un máximo de espacio para 10 operadores. En este contexto, Estados Unidos ha tomado la delantera: con su solución Dragon, Space X anunció una primera venta a un multimillonario japonés para recorrer la Luna el próximo año.

También hay las primeras compras de entradas en Blue Origin y Virgin Galactic, y otros jugadores europeos pueden surgir. En cualquier caso, el billete de viaje será de unos 200.000 euros para los primeros minutos de vuelo en el espacio, lo que supone un precio muy caro para un tiempo muy corto. A partir de 2025, avanzaremos hacia soluciones más asequibles, basandandonos en una ciencia insolita e inimaginable.

También hay una nueva órbita que se está cristalizando: la lunar y la hermana lunar (que está alrededor de la Luna), con satélites colocados en órbita lunar para aterrizar en el lado oculto de la Luna, como ha hecho China recientemente, o soluciones de ida y vuelta entre la Luna y la Tierra para transportar mercancías. Al final, el mercado del turismo espacial, el lunar y el seis lunar sirven para financiar el Espacio Profundo, y por lo tanto la colonización espacial.

¿Le parece que colonizar el espacio es una realidad?

C. T. : Creo que con muchos fondos y mucha reducción de costos, esto será posible para el año 2050. Sólo considerarlo es de enorme interés científico. En China se abren los primeros simuladores de colonias en Marte, para empezar a aculturar el mercado y crear estos imaginarios colectivos.

En Estados Unidos, actores como Elon Musk o Jeff Bezos, que crecieron con Star Trek y vieron detenerse los programas espaciales de la NASA, tienen el deseo y la ambición casi romántica de regresar a esta conquista. Hay soluciones que están llegando, como la criogenia o el sueño profundo para reducir el costo de las primeras misiones tripuladas. Por otro lado, no irá tan rápido como pensamos. El espacio es un entorno árido y muy restringido, multiplicamos por tres la planificación dada.

Pero China se mueve rápido, muy rápido…. Actualmente está diseñando un lanzador capaz de transportar cargas en el espacio de más de 140 toneladas para 2030, más que la NASA o el programa espacial europeo. ¿Ya se está decidiendo el futuro de la exploración espacial en China?

C. T. : En términos de presupuesto, el orden actual de las 5 áreas espaciales principales es: EE.UU., Francia, China, Rusia y Japón. Sabemos poco al respecto, pero el CNES es el segundo presupuesto más grande del mundo, con 2.400 millones de dólares al año. China se encuentra actualmente en 2.000 millones de dólares o incluso 2.200 millones de dólares, pero nos alcanzará rápidamente. Para 2040, el mercado espacial podría alcanzar entre 1 y 2 billones de dólares, en comparación con los 300.000 y 350.000 millones de dólares anuales actuales.

En esta economía, China ha decidido alcanzar más que el presupuesto de EE.UU. para el año 2030, con un gasto que oscila entre 3.000 y 6.000 millones de dólares al año. China se está moviendo rápidamente e invirtiendo mucho, con renovadas ambiciones políticas en la carrera por la Luna y Marte. También tiende a militarizar las soluciones comerciales que desarrolla. ¡Así que se despierta!.

¿Esta militarización del espacio anuncia una futura guerra de las galaxias?

C. T. : La actual dinámica internacional es muy interesante y puede permanecer en el ADN del espacio, es decir, la competencia y la cooperación. Incluso si el espacio se militariza, es muy vigilado porque prevalece el interés científico, con colaboraciones internacionales para avanzar en la investigación.

Como dijo Nixon, una vez en el espacio, tienes que dejar atrás tu país y tu nacionalidad. Es la especie humana la que va a conquistar el espacio. La creación de valor es compartida. Por otro lado, debemos regular el espacio y lo que hacemos en él. La India probó un dispositivo de destrucción por satélite en enero, añadiendo 400 escombros más a un espacio ya bien cargado. Esto tiene un impacto en el resto del mundo.

Las tecnologías espaciales son dobles: pueden ser tecnologías civiles y de defensa. Así que es un tema real. Francia también tiene previsto hacer anuncios a finales de verano sobre la defensa espacial. Pero las start-ups europeas de New Space trabajan sobre todo para acercar el espacio a la economía cotidiana, para buscar nuevas soluciones para el medio ambiente. Creo que la parte comercial se hará cargo porque crea más valor que la militar.